© Copyright 2021 magicseo.

Posicionamiento SEO basado en Inteligencia Artificial

¿QUIERES MÁS INFORMACIÓN?

Ingresa tu email para recibir más información de forma ¡totalmente anónima! No lo guardaremos en ninguna base de datos.

     
     

    PARTE 2: FloC, un fracaso en materia de privacidad

    ¿Son tan seguros como según se dice?

     

    Ilan Missulawin, cofundador y director de marketing de ClickCease, afirma: “Aunque la idea de que se emitan tokens de confianza a los usuarios genuinos de Internet parece que podría ofrecer cierto alivio a corto plazo, crear IA o incluso aprovechar las granjas de clics para sortear los filtros va a ser un juego de niños para los estafadores”.

    “La iniciativa de los tokens de confianza tampoco hace nada para detener los clics repetitivos de los rivales comerciales, que es una gran parte del problema del fraude de clics que vemos.”

    El ingenio del fraude publicitario

    Desde que comenzó la publicidad digital, ha habido toda una industria construida en torno a inflar los pagos fraudulentos a los propietarios de sitios web y a los desarrolladores de bots.

    Un intento relativamente reciente de verificar la autenticidad de los editores, ads.txt, se planteó como una forma de erradicar a los editores sospechosos y eliminar el inventario falso. Ha habido algunas historias de éxito, y de hecho algunos ads.txt son mejores que ningún ads.txt.

    Sin embargo, esta solución relativamente sencilla de introducir un archivo de texto en los sitios de los editores ha sido manipulada por los defraudadores y ha dado lugar a un nuevo tipo de fraude publicitario. Una de las redes de fraude publicitario más infames de la historia, Methbot, utilizaba ads.txt para generar impresiones en el inventario falsificado. Incluso hoy en día, 404 Bot sigue falsificando dominios de ads.txt y recaudando millones en ingresos publicitarios.

    Google también introdujo Play Protect para la tienda de aplicaciones Google Play, diseñada para erradicar las aplicaciones dudosas y el malware. Aunque ha funcionado hasta cierto punto, y la verificación de aplicaciones en Play Store ha expulsado a las aplicaciones malas de la plataforma, el problema del fraude de malware no ha desaparecido.

    De hecho, las aplicaciones de Android siguen estando plagadas de una cantidad alarmante de malware. En 2020 hubo una serie de aplicaciones de malware que fueron responsables de enormes volúmenes de fraude por clic, la más conocida de las cuales fue Hydra, que se cree que costó a los anunciantes alrededor de 130 millones de dólares.

     

    Además de esto, también hemos visto bots de fraude como Tekya y DrainerBot que han afectado a la reputación y a los presupuestos de publicidad de los anunciantes a través de Android.

    Apple tampoco es inmune al malware de fraude publicitario. En 2020 se denunció que miles de aplicaciones se vieron afectadas por el malware SourMint, distribuido a través de un SDK fraudulento. A pesar de las protestas de Mintegral y Apple de que no hay fraude, la empresa que descubrió el problema, Snyk, sigue manteniendo sus afirmaciones.

    La conclusión es que el fraude publicitario y el fraude por clic siguen proliferando a pesar de los múltiples intentos de frenar la marea. Entonces, ¿pueden los tokens de confianza de Google marcar la diferencia?